2017 Audi Q7. Poder, rendimiento y lujo para la familia.

2017 Audi Q7. Poder, rendimiento y lujo para la familia.

Audi entró en el convite de los SUV algo tarde, en el 2005. Ese año presentó el modelo 2006 del Q7, una enorme maquina con aspecto robusto, tecnología de punta y espacio para 7 pasajeros. Es auto se preparaba “tras bambalinas” como respuesta al Volvo XC90, y la recepción fue inicialmente cálida en Europa, pero las ventas allí han bajado con los años, mientras que América, con precios bajos de combustible y complejo de inferioridad que requiere presencia cada vez más visible en la carretera, ha pasado a ser el mejor mercado para los SUV de Audi.

A la familia de los “Q” se han unido dos hermanos menores. EL Q5 y el más pequeño, Q3. Por mucho que lo evite, esta familia me recuerda una “Matryshka”, la tradicional muñeca de madera rusa, que contiene una más pequeña en su interior.  Audi no podrá “jugar” más con la muñeca, pues en un arreglo en corte, accedió a nombrar solo estos tres modelos con la letra “Q”, lego que Nissan interpusiera una demanda, alegando que ellos habían utilizado la letra primero para denominar uno de sus autos.

El Q7 ha sido completamente remodelado en la edición 2017. La primera sorpresa es la poca correlación entre el gran volumen de este SUV y su dinámica de manejo. No hay dudas que se siente ágil al conducirlo, con excelente tracción en las curvas y para mi sorpresa, muy poco rodamiento del cuerpo. A pesar de su tamaño y peso, el Q5 es ágil. Hay tres razones para ello, un excelente motor de 3 litros “supersharged” que genera 333 caballos, el uso de MLB II, la más reciente arquitectura del grupo Volkswagen, y una meticulosa dieta que le restó más de 500 libras comparado con el modelo anterior.

Cockpit
Cockpit

En el exterior el trabajo de diseño es meticuloso. Sin separarse demasiado de su predecesor, en esta edición hay líneas más afiladas y ángulos ligeramente pronunciados que junto a luces Led, hacen de este gran SUV uno de esos que, de vez en cuando, sorprendes a alguien mirándolo con demasiada inquisición. Los curiosos la pasarían mejor si pudieran ver el interior del Q7.  Aquí hay carácter y lujo que vienen de forma estándar en asientos de cuero, control de clima de 3 zonas, pantalla retractable de 7 pulgadas y techo panorámico.  La última edición de “Audi MMI touch” está instalada y un panel táctil en la consola central permite que la información de destino de entrada se pueda escribir con la punta del dedo, carácter por carácter. Toma un poco de tiempo para acostumbrarse (yo perdí la paciencia alguna que otra vez) pero en última instancia, es mucho más rápido que el antiguo sistema de entrada con la rueda de desplazamiento.

Lo más impresionante de la cabina lamentablemente no aparece de forma estándar. Se trata del Audi “virtual cockpit” o cabina virtual. Una pantalla LCD proyecta todas las posibles facciones y alertas del auto, incluyendo un enorme mapa de Google, muy práctico a la hora de seguir direcciones. Las opciones para personalizar la pantalla son variadas y llevará algún tiempo al nuevo conductor para explorarlas.

La segunda fila de asientos es extremadamente amplia, con acceso fácil a la tercera fila que como es de imaginar, no es tan cómoda. Hay paquetes disponibles como candidatos a la presidencia por el partido republicano, incluyendo uno de $5 MIL dólares para el sistema de audio Bang & Olufsen, con 23 bocinas…Si ¡23! Y la friolera de 1,900 watts de potencia. Ahora que hablamos de números…el lujo y la comodidad, traen un precio asociados.

El Q7 del 2017 comenzará en los $55,650 incluyendo cargos de destino. El Premium Plus sube a los $58,800 y el Prestige a los $64,300.  Hay paquetes adicionales que incrementan el precio. Nuestro Q7 de prueba trajo precio de $68,925.  El Q7 está en la escala alta de precios y comparado con un similarmente equipado Acura MDX, estaríamos hablando de unos $9,000 dólares de diferencia, quizás suficientes para olvidar tanto lujo y perdonar una transmisión “al borde de un ataque de nervios” como la del MDX.  El mayor contrincante del Q7 pare ser el nuevo Volvo XC90, que por $4,000 dólares menos puede incluso aventajarle en algunos aspectos.

Share this post

Post Comment