2017 Honda Ridgeline. Una camioneta llena de sorpresas.

2017 Honda Ridgeline. Una camioneta llena de sorpresas.

Solo cuando eres dueño de una camioneta sabes lo útil que es, sobre todo a tus vecinos y amigos. Siempre aparece una mudada o proyecto de jardinería, y… ¿qué tal esos muebles grandes en rebaja que requieren tu colaboración de tu “camioncito”?  Siempre habrá oportunidad de demostrar solidaridad por el prójimo cuando eres dueño de una camioneta. Me ha sucedido por más de 11 años, y en realidad, es una buena terapia social.

Como yo, hay miles que gustamos de las camionetas, pero no las de media tonelada. Algo más ligero satisface nuestras necesidades, a lo Tacoma, Colorado, Frontier o Ridgeline. ¿Ridgeline? ¿Y eso que es?

Honda probó fuerzas con esta camioneta que llegó en el 2005 como modelo 2006, como una propuesta novedosa a lo que en el mercado existía al momento. La recepción no fue del todo fría, pero de algo más de cincuenta mil vendidas en el 2006, solo unas trece mil lograron encontrar un hogar en el 2014. Honda retiró la Ridgeline ese año, y la trae nuevamente al mercado con el modelo 2017, con el empeño de atraer la atención de aquellos que no son precisamente fanáticos de las grandes 4X4.

Sería bueno establecer algunas realidades para entender la definición. La realidad es que la Ridgeline de Honda es la única camioneta con tracción delantera, tiene menos altura de la tierra -7.9 pulgadas- que un Subaru y es la única que se construye sobre la plataforma de un SUV, el Honda Pilot. Vista así, esta sería una camioneta “urbana” o de ciudad por así decirlo.

Para los que puedan convivir con esas “limitaciones”, para los actuales dueños de añejadas Ridgelines o para esos miles y miles que siendo dueños de camionetas compactas quieran una experiencia más refinada, Honda les ofrece un vehículo innovador, con opciones que aun la competencia mantiene en las mesas de diseño -cuando menos- y con la calidad de manejo que ninguna otra camioneta puede ofrecer.

2017 Honda Ridgeline
2017 Honda Ridgeline

La Ridgeline 2017 con 1,584 libras de peso, no solo es capaz de cargar decenas de sacos de cemento o arena para un proyecto de construcción, también podría remolcar un yate de 20 pies al lago o la costa. Pero hay más, mucho más. La cabina ofrece más espacio que cualquiera de la competencia, con asientos traseros que pueden  doblarse para permitir cargas de mayor tamaño, trae un compartimento que se cierra con llave bajo la cama que puede usarse como nevera o para almacenar propiedades valiosas, su puerta trasera pueda ser abierta en dos direcciones, y por si fuera poco, Honda le coloca a la Ridgeline una toma de corriente de 400 watts y un sistema de audio en la cama,  para que los asistentes al picnic tengan entretenimiento garantizado. Esta última innovación es realmente ingeniosa, pues los ingenieros de Honda colocaron seis estimuladores que hacen vibrar las paredes de plástico de la cama, originando una reproducción de sonido de muy buena calidad.

Por último, unas líneas sobre la calidad de manejo. La Ridgeline en la carretera no tiene rival en cuanto a quietud y finesa. Es un SUV en la carretera, y de poder compararse, cualquier producto de la competencia se sentiría rudo y poco refinado.

La nueva Ridgeline viene con una sola configuración de cabina, la “crew cab”. Su modelo más económico es el RT que comienza en los $29,475. Le siguen el RTS, Sport, RTL, RTL-T, RTL-E y terminando con la “Black Edition” como la que probamos por $42,870

Todas las versiones están movidas por un mismo tren de poder. El motor, un i-VTEC V6 de 3.5 litros con 280 caballos acoplado a una transmisión automática de 6 velocidades. Los modelos con AWD traen 4 modos de conducción, Normal, Arena, Nieve y Lodo.

Honda ha afinado bien la puntería con este producto completamente diseñado y producido en Estados Unidos. Los entusiastas de los 4X4 pondrán mucha resistencia y posiblemente no muchos decidan a darle la oportunidad a la Honda Ridgeline, pero de seguro, este innovador producto va a encontrar blanco fácil en muchos como yo, que disfrutamos de una camioneta ligera y podemos conformarnos con una “urbana” o de ciudad.

 

 

Share this post

Post Comment