Accord Sport: Adjetivos de sobra y en falta

Accord Sport: Adjetivos de sobra y en falta

2015-Honda-Accord-Sedan-

Tengo  cierta suspicacia hacia los sedanes con categoría de “Sport”. Para realzar mi ego, siempre pienso en la sentencia del poeta Jorge Luis Borges: “La duda es uno de los nombres de la inteligencia”.  Dudas, y muchas, tuve esta  semana cuando me entregaron el auto de prueba, un Honda Accord  Sport. Mirando las especificaciones, descubrí que este auto tiene 4 caballos de fuerza y una libra de torque más que el  sedan regular. ¿Qué puede haber hecho Honda para colgar la estampilla “Sport” a su sedan, si al menos en papel, la diferencia es casi  imperceptible?

En algunos aspectos ha hecho muy poco. El sector de los sedanes sabemos lo aburrido que es, con muy escasas y casi irrelevantes excepciones.  El   Accord entre ellas.  Honda más bien ha “quitado” a su tradicional “Caballo de Troya”, para convertirlo en el   Sport. Las bases quedan cubiertas por menos de  ¡$24,000 mil dólares! Exactamente $23,895.  No sistema de navegación, no pantalla adicional (la que a todos confunde) no satélite o asientos de cuero.  Las opciones para “mejorar” son escasas y se agradece.  Honda ha mantenido el  Sport en ayuno, y en nuestra opinión, esto es un acierto.

Aunque la mayoría viene equipado con transmisión continua (CVT) con palanca de cambios en el volante, nuestro auto de prueba tenía  transmisión manual, ideal para lograr algo semejante al manejo deportivo. Algunas adiciones ayudan a diferenciar la versión Sport. La más sobresalientes, rines de 18 pulgadas, alerón trasero, neblineros  y dos tubos para el sistema de escape. Por fuera es agradable a la vista, aunque parece pequeño.  Ya adentro, te das cuenta que es espacioso, más de lo que aparenta. Cinco  pasajeros se acomodan sin mucha dificultad, y el habitual buen hermetizado del Accord los mantendrá, libres de mucho ruido exterior.

En la carretera el  Sport anota puntos. Si bien en las primeras 2-3  velocidades el motor suena con demasiada agonía, en las velocidades altas mantiene excelente marcha, y es capaz de responder fuerte cuando se necesita. La suspensión  es más firme que en el Accord regular, y la respuesta de la dirección es excelente, incluso en condiciones no tan favorables de la carretera. En las curvas el cuerpo se controla bien y los frenos responden con elegancia. La dinámica de manejo de este Accord queda por debajo del Mazda 6, pero no mucho.

Las diferencia entre este Accord Sport y la versión regular sedan no son extraordinarias, si las suficientes, como para encontrar aceptación en un grupo de compradores que quizás necesiten comenzar a combinar sus necesidades de adrenalina al conducir, y las responsabilidades de tener que acomodar uno, o dos asientos para menores en la parte trasera. Por otra parte, y en vínculo con la segunda consideración, algo de manejo deportivo no va en contradicción con la economía de combustible o la seguridad de este auto. El Accord Sport hace 26 millas por galón en la ciudad,  y respetables 35 en la autopista. Por otra parte,  goza de excelente registros de seguridad, aspecto de cerca mirado por los que adquieren autos para transportar a la familia.

Entretenido, seguro, eficiente, barato y de probada durabilidad.  ¿Cuantos adjetivos más podríamos encontrar para catalogar el intento  Sport del Accord? Me gustaría agregar uno que no existe: turbocharged.

Share this post

Post Comment