Acura TLX: Las dos caras de la moneda

Acura TLX: Las dos caras de la moneda

2015-acura-tlx-prototype-front-endHoy día, son pocos los que logran mantenerse liberados de la influencia de la publicidad. A mediados del pasado año, varios millones de dólares fueron destinados a promover el nacimiento de un nuevo modelo de Acura, el TLX. Ha sido la campaña de mercadeo más costosa en la historia del fabricante, y estuvo centrada en presentar un ángulo más juvenil y excitante para Acura. Mucho antes de tener la oportunidad de probar este auto, ya había sentido las ansias de hacerlo, por lo que desde mi punto de vista, la cruzada mediática había logrado su fin.
Así, llegó a mí el anhelado TLX. De las dos versiones, me correspondió probar la de V6. A 48 horas de tener la “criatura” en mis manos, tenía más interrogantes que respuestas. Al terminar la semana de prueba, seguía embrollado. Me sorprendí incrédulo, mirando con cuidado las tres letras en su maletero, para ratificarme…“si es un TLX Roger”.
Mi estupor llegó a oídos de Acura, y generosamente me dieron una segunda oportunidad, esta vez con el TLX de 4 cilindros. ¡Ay caramba! Este hermanito menor, me sorprendió desde el inicio.
Entendamos la historia del nacimiento, para comprender su evolución. Los ingenieros de Acura asumieron el reto de combinar en el TLX, dos autos que desaparecieron al crearse este modelo. La aventura por supuesto, más compleja que juntar dos pedazos de plastilina para moldearlos. Presionados por sedanes de lujo europeos (BMW, Audi y Mercedes) japoneses (Lexus) y del patio (Cadillac ATS) Acura intenta con el TLX presentar un sedán de lujo, con manejo deportivo.
El TLX es desplegado en dos variantes. El hermano mayor (primer modelo que probamos) con motor SOHC VTEC V-6 de 3.5 litros que desarrolla 290 caballos de fuerza, utiliza trasmisión automática de 9 velocidades, y está disponible también en SH-AWD (Super Handling-All Wheel Drive) un nuevo sistema diseñado por Honda, que provee mayor estabilidad a los vehículos, sobre todo en las curvas.
El hermano menor, trae un motor de 2.4 litros, 4 cilindros y 206 caballos. Viene con transmisión de doble embrague y otra innovación; un convertidor de “torque” para la operación más serena a bajas velocidades. Ambos comparten apariencia exterior casi idéntica, indiscutible lujo y acabado interior. Cargado de tecnología (más que algunos de sus competidores) es un auto refinado, en el que te sientes a gusto. Al llevarlo a la carretera, el 2.4L de 4 cilindros se lleva los honores. Es más afincado en las curvas, responde con mucha mayor brevedad a las demandas de potencia, he incluso, la dirección parece más responsable.
Acura necesita trabajar más el TLX. La marca nos ha acostumbrados a excelentes autos de mucha confiabilidad, duraderos y de buen rendimiento. Si como yo, usted cayó seducido ante la lluvia de comerciales para introducir el TLX y quiere tener una experiencia de manejo más excitante, le ofrezco un solo consejo. Pruebe al menor de los hermanos. Ese es el mejor sacó la herencia de sus creadores.

2015-acura-tlx-

2015-tlx-interior-v-6-with-technology-package-

Share this post

Post Comment