Audi Q3. El último de la fila.

Audi Q3. El último de la fila.

Audi agrega substancia al segmento de los SUV compactos en su escala más lujosa, con lo que a primera vista parece un “Mini-Me” del Audi Q5. La diferencia entre el popular hermano mayor Q5 y el recién llegado Q3, puede medirse en pulgadas, pero bajo la superficie, las diferencias crecen drásticamente resultando en igual disparidad de costo.
Introducido al mercado norteamericano el pasado año, el Q3 viene a ofrecer pelea frontal al X1 de BMW, Mercedes Benz GLA o el Range Rover Evoque. En otras partes del mundo disponible desde el 2011, con excelentes resultados de ventas, el éxito del Q3 ha estado determinado por un bajo precio de entrada ($33,700) decente calidad de manejo y excelencia en el diseño interior, sin olvidar por supuesto, el reconocimiento logrado por la marca alemana.
Los mayores méritos en este auto los gana el interior.

news-2016-q3-6 (Mobile)

Audi por años, ha sido reconocido como uno de los fabricantes que mayor constancia ha puesto para lograr que los interiores de sus autos, resalten por el innovado uso de buenos materiales y tecnología. No hay duda que otros fabricantes están haciendo excelente trabajo en este frente, igualando o incluso superando a Audi, pero el Q3 merece encomio por su terminado. El trabajo de luces de ambientación es exquisito. Es uno de esos autos que he preferido conducir durante la noche, para disfrutar de su interior.
A pesar que desde el exterior es fácil confundir al Q5 con el Q3, una vez instalados, las diferencias emergen. El espacio para el conductor y su acompañante es adecuado, no así para los pasajeros en el asiento trasero. La capacidad de carga del Q3 también es limitada, menos de 17 pies cúbicos. Claro que los asientos traseros son plegables, pero para ese viaje a la costa con amigos, hay que saber empacar mejor que Rick Steve.
El Q3 no se siente falto de potencia. Su motor turbo alimentado de 4 cilindros y 200 caballos es suficiente para hacer el trabajo con desahogo, sin embargo, en nuestro vehículo de prueba la transmisión Triptronic de 6 velocidades, se comportó indecisa en más ocasiones de las que me gustaría, sobre todo cuando la velocidad osciló entre las 30 y 45 millas. Es esa terrible sensación de “golpe de caja”, cuando el auto no parece decidir a tiempo que engranaje necesita, y cuando finalmente ejecuta, se siente esos alones que a algunos compradores tanto alarman…y de veras no les culpo.
Audi es reconocido por el manejo ágil de sus autos y el Q3 no es la excepción. Los ingenieros logran reducir peso de la carrocería usando paneles de aluminio en el capo y la puerta trasera, resultando en mejor respuesta de la dirección y la suspensión independiente.
El volumen de la familia es una pregunta obligada a la hora de decidirse a comprar un SUV Compacto, como el Q3. Muchas veces los compradores no prueban los asientos traseros, para luego escuchar las constantes quejas de los jovenzuelos de piernas largas que en ellos tienen que viajar. Una vez tomada la decisión, Audi lo pone fácil dotando al Q3 de dos modelos a escoger; el Premium Plus por unos $33,700 y el Premium Plus AWD (tracción en todas las ruedas) con entrada de $35, 800. El modelo base trae como prestaciones estándar, asientos de cuero eléctricos con calefacción, climatizador de doble zona, ventanilla en el techo, faros de xenón, cámara trasera y una completa variedad de opciones de comunicación y conexión, incluyendo radio digital y un sistema de audio de buena calidad.
Entre los contrincantes directos de Q3 hay buenas opciones, a lo que este nuevo modelo de Audi se enfrenta aventajándolos en algunos aspectos, o quedando rezagado en otros. Lo cierto es que la tremenda mejoría en el terminado y rendimiento de modelos “inferiores” ha acortado mucho la distancia que los separa de los de lujo. Por dar solo una referencia, convendría mirar las especificaciones de un Honda CRV Touring AWD o un Mazda CX-3 GT AWD armados de todas las prestaciones, por igual o menor precio del de entrada en un Q3.
Al final, la disputa puede quedar saldada en el estacionamiento de casa o de la oficina, traspasando todo el bagaje psicoanalítico que solo un desaparecido neurólogo austriaco podría descifrar. Dime que manejas, y te diré quien eres.

Share this post

Post Comment