Australia deja de fabricar autos

Australia deja de fabricar autos

Camberra Australia: El último vehículo fabricado por la unidad Holden de General Motors, salió de una línea de producción en Australia este viernes, y puso fin a décadas de fabricación de automóviles en el país.

Un sedán Commodore de color  rojo, producido en una planta en la ciudad sureña de Adelaide, coronó casi 70 años de fabricación de automóviles en Holden. Para Australia en su conjunto, marcó la desaparición de una industria icónica.

Después del último auto fabricado localmente, todos los automóviles comprados en el país serán importados del extranjero.

Australia se enfrentó a una “combinación tóxica” de problemas que “simplemente significa que tiene poco sentido económico producir automóviles” allí, dijo Michael Mol, un profesor de negocios internacionales que estudió la industria automotriz del país.

Su mercado local relativamente pequeño y su ubicación remota combinada con el surgimiento de potencias manufactureras más baratas en Asia dejaron a las compañías automotrices con pocas opciones, según Mol, quien dirige el departamento de gestión estratégica y globalización en Copenhagen Business School.

Ford fue el primero en retroceder, anunciando en mayo de 2013 que estaba cerrando sus plantas australianas. GM hizo lo mismo siete meses después, y Toyota dio el golpe final en febrero de 2014.

Desde entonces, la industria ha experimentado una desaparición prolongada que ha suscitado dudas sobre el futuro de la fabricación australiana en general.

GM destacó el viernes que Holden mantendría aproximadamente 1.000 empleados en Australia, incluidos unos 350 en diseño e ingeniería. Pero eso es solo una fracción de los miles de trabajos de manufactura eliminados por el colapso de la industria automotriz local.

El problema era que los compradores de automóviles australianos no estaban dispuestos a pagar una prima por los vehículos que fueron “fabricados en Australia”, dijo Mol.

El director ejecutivo de fabricación de Holden, Richard Phillips, insistió en que los trabajadores de Adelaide de la compañía mantuvieron altos los estándares hasta el final.

“En los últimos años de producción, hemos estado construyendo categóricamente los automóviles de mejor calidad para lanzar esta planta, y nuestro último coche fue el mejor”, dijo.

Share this post