Fiat 500e: Como te dejas querer

Fiat 500e: Como te dejas querer

Fiat_500e

Cuando me entregaron el auto de prueba esta semana, de las pocas palabras que conozco en italiano, una, de súbito llego a mi imaginación…“Piccolo…Piccolino” (Pequeño, pequeñísimo).

El Fiat 500, es uno de los autos más chicos en las carreteras de Norteamérica, y la versión que probamos esta semana, el 500e uno de los más escasos. La diferencia comienza con una letra: “e” La adición de esta letra en su nombre, Fiat 500e, proviene de “Electric”.

Una semana antes de la entrega, la representante de Fiat me comentó: “Vas a divertirte con este auto”. Incrédulo como soy, mi primera reacción fue de duda, pues al final; ¿Qué otra cosa puede decir el representante de la firma del auto que vas a evaluar?

Acomodar mis casi 6 pies y 270+ libras dentro del Fiat fue la primera prueba. Si bien en los primeros minutos sientes algo de incomodidad en los asientos, que son (como todo en este auto; pequeño), esta desaparece al poner el vehículo en marcha y disfrutar su manejo.

El motor eléctrico de 83 KW (Kilowats) mueve al Fiat 500e de solo 2,980 libras con excelente aceleración. El único sonido en la cabina semeja el zumbido de un avión a propulsión, pero a un volumen prácticamente imperceptible.

Me bastaron solo unas millas de conducción y correr a 70 millas por hora en la autopista, para recordar a la representante de Fiat. ¡Tenía razón! Este es un auto tremendamente divertido de conducir. La dirección es firme, la correlación de espacio y velocidad admirable, estable en las curvas, veloz, muy veloz cuando lo necesitas.

En cada semáforo, al cambiar a verde, comencé a recordar otra palabra en Italiano…!ci vediamo! (Nos vemos luego)…al ver como todos siempre quedaban rezagados. Sí que tenías razón Nicole, este auto es tremendamente divertido.

¨Tutto è buono , molto buono¨ hasta que adviertes un mensaje alertando que debes llegar lo antes posible a una estación de carga, pues solo quedan 15 millas de autonomía antes de que se agote la batería. Mis sobresaltos durante los primeros dos días con el 500e fueron varios, comprensiblemente, el saldo a pagar por conducir un auto eléctrico por primera vez.

Sí; es cierto que completamente cargado el Fiat 500e tiene autonomía de 87 millas, más de lo que muchos necesitan para su recorrido diario, pero en nuestra prueba descubrimos que las 87 millas pueden verse reducidas en algunas situaciones.

El aire acondicionado, la calefacción o las condiciones de manejo, pueden drenar la batería a mayor velocidad. El primer día de mi test, de regreso a casa subiendo una colina de casi 2 millas en la autopista, me sentí como Sandra Bullock en Gravity, tratando de ahorrar energía a toda costa para evitar una debacle.

Llegué a mi destino en un puro nervio, con solo 5 millas antes de que la batería se agotara. La experiencia me enseñó, que para conducir un auto eléctrico, debes conocer tus hábitos de manejo y planear con prudencia los recorridos.

Los tiempos en que este tipo de auto parecían una quimera han pasado. Ya hay suficientes eléctricos en nuestras carreteras, estaciones de carga y consumidores interesados, que el futuro de los autos eléctricos cada día parece más prometedor.

No son automóviles (al menos por el momento) para todos. Encajan muy bien en el escenario, como segundo auto en casa, para personas que conozcan con cierta certeza su recorrido habitual. Luego de una semana probando este Fiat 500e ensamblado en Toluca México y con recio base en nuestro mercado de $ 32,300, tengo una oscura confesión que hacer.

No siempre pruebo dos autos la misma semana. Esta fue una de esas raras ocasiones, y tuve que alternar el “piccolo” Fiat 500e con un Génesis de Hyundai. Uno de los más pequeños, junto a uno de los más grandes y cómodos autos en la carretera.

Luego de cada salida en el flamante Génesis, al regresar a la diminuta cabina del Fiat 500e y ponerlo en marcha, algo en mí cambiaba. No sé explicarlo, pero quizás, fue la maña que este Fiat tiene para dejarse querer.

Al final de mi prueba, quedé como Salvatore en la escena final de la película italiana Cinema Paradiso; lloroso pero satisfecho. Feliz de haber probado mi primer auto eléctrico. Feliz de haber logrado con él, la empatía que nunca esperé.

“Ci vediamo, Fiat Cinquecento” (Nos vemos Fiat quinientos) OK necesito agregar la “e”. Lo siento Mr. Marchionne.

Suscribete Gratis a AutomotrizTV

 

Share this post

Post Comment