Ford Escape 2014

Escape_2014

Los Crossovers están de moda. Este tipo de auto utiliza la misma plataforma de otro vehículo, para construir lo que sería una versión pequeña de un Sport Utility Vehicle (SUV). En la categoría de Crossovers compactos, encontramos los Toyotas RAV4, Mazdas CX-5, El Honda CR-V y al que evaluamos esta semana, el Ford Escape.

El Escape fue completamente rediseñado el pasado año, por lo que la versión 2014 llega con pocos cambios. Notamos que trae cámara trasera estándar, y sistema Sync ® para activar con voz varias funciones. Lo que más nos ha gustado del Escape 2014 es su manejo. Es preciso, fiero en las curvas y de conducción deportiva. Saca eficiencia de sus cuatro pistones para regalar una aceleración apreciable en su categoría. El motor más pequeño de los Escape, el de 1.6L (litros) entrega admirables 178 caballos de fuerza, mientras que el 2.0L EcoBoost llega  a los 240 caballos.

Cuando viajamos con familia la amortiguación pareció un poco rígida, pero en general es un auto de confort para el pasajero en el interior. El LCD de 8 pulgadas con interfaz de la electrónica MyFord Touch® te hace pensar que estas manejando un carro más caro, pero en realidad, también proporciona algún que otro dolor de cabeza. No solo la cantidad de funciones del sistema, si no que algunas veces, no es todo lo intuitivo que desearíamos. El espacio para oprimir comandos en l apantalla muchas veces es demasiado pequeño, provocando frustración cuando se necesita operarlos en marcha.

Descontando estas pequeñas incomodidades, el Escape es una buena opción en la categoría Crossover.

Escape_2014

Hay que mencionar que es un auto seguro. En las pruebas de choque del gobierno, el Escape obtuvo una calificación general de cuatro estrellas (de un máximo de cinco), con cuatro estrellas para la protección total del choque de impacto frontal y cinco estrellas para la protección total contra impactos laterales. El Escape viene en tres modelos, el S, SE y el Titanium. La economía de combustible ronda los 22/32 millas por galón y los precios de los modelos base comienzan en $22,610 en el S, llegando a los $28,610 por el Titanium.

Un último detalle para los “presumidos” pues el espacio se acaba. El modelo que probamos, un SE, viene con un acabado de pintura llamada, Ruby Red Tinted Metallic. Hay que pagar $395 extras por esa pintura, pero si es de los que les gustan los halagos, gástelos con gusto. Le garantizo que en la primera semana va a recuperar con cumplidos y miradas, los casi cuatrocientos dólares en pintura.

Escape_2014

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*