Honda anota Gol en el primer tiempo, con el HR-V.

Honda anota Gol en el primer tiempo, con el HR-V.

2016_honda_hr-v_G

Algunos “expertos” hablan de la “burbuja” de los Crossovers Utilitarios pequeños, o Compact SUV como se conocen en inglés. Lo de “burbuja”, por analogía con la debacle inmobiliaria que condujo a la crisis económica del 2008. Según ellos, aunque es cierto que cada día más compradores están prefiriendo Utilitarios pequeños sobre los sedanes, los fabricantes están prestando demasiada atención a esta tendencia, concentrando desmedidos esfuerzos en un sector que podría, en algún momento, desinflarse como…precisamente eso, una burbuja.

A Honda, esto le tiene sin cuidado. Para demostrarlo, acaba de lanzar un nuevo modelo de SUV Compacto, el HR-V. Luego de haber estado disponible en los concesionarios a mediados de mayo, en los primeros 15 días se  vendieron más de 6,000 unidades. Al parecer “Car Wars”, un prestigioso he influyente reporte sobre la industria automovilística acertó, prediciendo que Honda, será el único fabricante con posibilidades de ganar cuota en el mercado en los próximos cuatro años, mientras el resto, en el mejor de los casos, se mantendrán sin muchos cambios.

El HR-V ha sido un acierto. Si bien le pide prestado a primos y hermanos (Plataforma y asientos “mágicos” de Fit, motor de Civic, apariencia CR-V) este pequeño Crossover gana merecidos elogios por ser una bien acabada obra de ingeniería. Desde fuera parece pequeño, pero no lo es. La  comodidad y amplitud en el interior para conductor y pasajero son más que evidentes, sin siquiera poner en acción el ingenioso sistema de asientos  que incorporaron del Honda Fit.  Hablando de asientos, algo más de acolchonamiento en los delanteros no vendría mal.  La cabina es silenciosa gracias a nuevos y más eficientes materiales de aislamiento, mientras que el confuso y cuestionado sistema de doble pantalla para navegación, radio y teléfono, ha desaparecido.

Mi primer contacto con este auto fue el pasado mes de abril, durante el “Mud Fest” o Festival del lodo, que organiza la Asociación de periodistas automovilísticos del noroeste. Quedé sorprendido por sus habilidades para superar exitoso condiciones difíciles del terreno. Claro, unos 15 minutos tras el volante de un auto no son suficientes. Ahora con una semana para evaluarlo y luego de casi 400 millas, sigo gratamente impresionado con el HR-V.

El motor, un SOHC de 16-valvulas y cuatro cilindros en línea, genera 141 caballos. Si bien un numero nada impresionante, si lo suficiente como para no sentir una necesidad evidente  de poder, sobre todo usando una transmisión manual.  Con CVT o transmisión continua, la manejada es más holgazana y desabrida.

La suspensión del HR-V es firme, pero con buena absorción de imperfecciones en la carretera, y aunque si bien no deportiva, si ofrece seguridad en las curvas. La economía de combustible es similar a la de sus competidores, 28 millas en la ciudad y 35 en la autopista.

Este auto viene cargado de prestaciones estándar, por un precio como para no pestañear un par de veces en  busca de alguna equivocación. En la lista resaltan: cámara en reversa, puerto USB, pantalla de 5 pulgadas, conectividad Bluetooth, monitor de presión en las llantas, entrada remota y controles en la dirección. Todo esto, el prestigio de la marca y la elegancia de un nuevo modelo por menos de 20 Mil dólares… $19,115 para ser más exactos para el LX Manual, llegando a los $ 25, 840 para el EX-L con tracción en las cuatro ruedas.

Mi flechazo a primera vista con el HR-V terminó en  romance. Cuando te sientes a gusto  y disfrutas manejar un auto de menos de 20 Mil dólares, como dicen mis amigos mexicanos: “Ya se hizo la machaca”.

Share this post

Post Comment