Bienvenido al ruedo: Infiniti Q50.

Bienvenido al ruedo: Infiniti Q50.

2015_infiniti_q50-lateral

Los alemanes llegaron a tener el dominio prácticamente total por años. Aún mantienen hegemonía, pero en el sector de los sedanes y cupés de lujo, cada día aparecen nuevos competidores listos a desafiar lo que por mucho tiempo parecía imposible. El auto que evaluamos esta semana, es de los que intenta desafiar a BMW, Audi y Mercedes: frente a frente.

Infiniti, la división de lujo de Nissan, llega con el Q50 del 2015, un auto que poco ha cambiado desde su reciente estreno. En Estados Unidos comenzó a venderse en el verano del 2013, como modelo del 14 sustituyendo los modelos G. El diseño exterior del Q50, si bien es agresivo, depende mucho del ángulo en que lo mires.

De frente, la parrilla amplia y baja con el logo grande del fabricante, ajustan con acierto con las estiladas líneas de los faros, restableciendo figuras modernas en tono con las características deportivas del modelo.
Los laterales son más conservadores, voluntad de diseño que se replica en la parte trasera. Mirado con detenimiento desde allí, el Infiniti Q50 semeja a una joven de cintura estrecha, caderas amplias y piernas cortas pero rollizas.

Este auto ha sido una revelación para mí. Es el primero en el mercado en usar la tecnología llamada DAS (Direct Adaptive Steering) o sistema de manejo adaptado. En ingles también le llaman “drive by wire” y para no complicarlo demasiado con nombres que poco explican, les cuento que por primera vez la conexión mecánica entre el timón y las ruedas ha desaparecido.

Cuando giras el volante o timón, son impulsos eléctricos los que hacen que las ruedas giren. Infiniti ha dedicado más de diez años de investigación y pruebas en esta tecnología. Entre las ventajas que prometen al conductor están, menos vibraciones, respuesta más rápida y precisa en la dirección y mejoras en el funcionamiento de otro sistema, el de “Line departure” o ayuda para evitar las salidas del carril.

Las ventajas prometidas son evidentes sin duda, pero también hay que reconocer que le quitan algo de diversión a la conducción. Realmente me hubiese gustado que Infiniti aplicara la tecnología a otros modelos, quizás sedanes o SUV donde la “diversión” al conducir no sea tan deseada.

Una de las motivaciones para comprar un Infiniti Q50 es la abundancia de tecnología de seguridad presente en este auto. Entre las más apreciadas, la que ayuda al conductor a mantenerse en su línea, que agrega características inteligentes como compensación según la superficie de la carretera, fuerza del viento lateral y posibles cambios en avance de dirección en la carretera. Aunque algunas de las prestaciones de seguridad están incluidas en paquetes opcionales, el precio total sigue siendo competitivo frente a la competencia.

El interior si bien no derrocha lujo, invita y ayuda a la conducción. Probamos el auto mayormente en modo deportivo (Sport) pero incluso en modo “Normal” no adolece de fuerza, gracias a su V6 de 3.7 litros que regala 328 caballos. En la autopista se comporta con dignidad, dejando algo de desazón cuando lo llevas a carreteras angostas y de muchas curvas.

El Q50 es un modelo nuevo. Al igual que opinamos del Acura TLX, mas refinamiento y perfeccionamientos se necesitan. Definitivamente es una opción solida frente a similares alemanes, y si me permitieran elegir, lo elegiría antes del TLX.

Modelos y precios:

Q50 3.7 ($37,150)

Q50 Premium ($40,000)

Q50S 3.7 ($43,650)

Q50 Hybrid Premium ($44,400)

Share this post

Post Comment