Kia Soul EV; como el viejo tigre, echado en la maleza (Prueba)

Kia Soul EV; como el viejo tigre, echado en la maleza (Prueba)

soul_ev_2015--kia-960xDicen que al que no quiere caldo, le tocan tres tazas. Luego de mis sobresaltos con el auto de prueba de la pasada semana (Fiat 500e) quizás por azar, o por predestino celestial, me correspondió otro auto eléctrico.

A primera vista, el Kia Soul EV (Vehículo eléctrico) del 2015, no se diferencia de otros modelos de Soul. De hecho, es construido sobre la misma plataforma de su hermano, rediseñado el pasado año, pero es solo apariencia.

El ojo aguzado comienza a notar leves alteraciones en el frente del auto, donde están los puertos de recarga eléctrica, o por detrás, donde por supuesto, se extrañan los tubos de escape. El Soul EV es la respuesta del fabricante Coreano, a la creciente proliferación de autos eléctricos, y luego de nuestra semana de prueba, podemos con toda certeza, calificarlo como un contrincante de mucho mérito.

Comencemos por la duración de su batería. Según Kia, con la batería cargada 100% este auto recorre en la ciudad 120 millas, 92 en la autopista y como promedio 105 millas en manejo mixto, números superados solamente por el Tesla S, quien también supera al Kia Soul por varias decenas de miles de dólares.

Asustado yo, debido a mi experiencia anterior con un auto eléctrico, como perro maltratado que de todos desconfía, no dejé de prestar atención constante al tablero de instrumentos, para llevar cuenta de las millas recorridas y el consumo de la batería.

Para mi consuelo y tranquilidad, el Soul regresó mi “alma” al cuerpo, luego del primer día de mejo. En los eléctricos, es más importante el frenado que la aceleración, y Kia bien lo sabe.

El mecanismo de desaceleración y frenado recargan la batería, alargando las millas a recorrer. La mayor prueba que estos autos franquean en la actualidad, es poder transportar con seguridad a sus conductores sin que lleguen a padecer de un conato de infarto, al dispararse la alarma de batería baja, cuando aún queda camino por recorrer.

Kia ha hecho un excelente trabajo en varios frentes. Desde la interfaz de su consola informativa, con opciones de uso de electricidad y elecciones de carga para los que necesiten recargar en la calle (yo nunca lo necesité) hasta la colocación en la parte delantera frontal del vehículo, de los conectora para recarga.

El Soul EV cuenta con el tradicional conector para 110 y 220 voltios (4-5 horas para cargar a 220v) y uno de carga rápida que es ofrecido como opción básica (Tesla es el otro fabricante que lo integra) que abrevia el tiempo de espera a solo 30 minutos para unas 60 millas de carga.

El diseño holístico de los últimos modelos de Kia se repite en este Soul, con botones bien colocados y menús de buen diseño y funcionabilidad para el sistema de información y entretenimiento. El Soul eléctrico se comercializa en dos versiones, el EV con precio básico de $ 34,500 y el EV Plus que sube a $ 36,500.

El base trae varias prestaciones estándar, como navegación, cámara en reversa y asientos eléctricos para el conductor. El Plus adiciona neblineros, espejos eléctricos plegables y asientos de cuero con calefacción entre otras.

A pesar del alto precio en comparación con su exitoso consanguíneo Kia Soul, la versión eléctrica recibe alivio en créditos del gobierno. En la actualidad hasta $ 7,500 de crédito en impuestos por el gobierno Federal, más incentivos adicionales de los estados donde se vende.

Kia esperó como un viejo tigre echado en la maleza, a que otras especies en el bosque sufrieran las desventuras de la premura. De ellos aprendió, hasta que se sintió listo para entrar en acción.

El Soul EV no es un experimento, es un auto eléctrico capaz de convencer a los más críticos. Es el resultado de la paciencia, de quien quiere acertar y sabe que primero, hay que aguardar.

interior-soul_2015_interior-spacesoul_2015_240v--kia-1920x-jpg

Share this post

One thought on “Kia Soul EV; como el viejo tigre, echado en la maleza (Prueba)

Post Comment