Nissan Armada 2017. Interesante proposición.

Nissan Armada 2017. Interesante proposición.

A Nissan le tomó mucho tiempo rediseñar su mayor SUV, el Armada. Inamovible como un viejo crustáceo en el fondo del mar desde el 2004, le ha llegado su momento de renovación, y nadie lo ha agradecido más que los concesionarios.  Visité uno durante mi semana de prueba en la flamante Armada 2017, y sus vendedores, incluso el Gerente general, no escondieron el regocijo -y algo de envidia- pues no habían tenido la oportunidad de ver una aún.

La Armada es completamente nueva, y conversar de su origen y progresión, sería algo difícil. En honor a la síntesis, podríamos revelar que esencialmente, es una Nissan Patrol -modelo de gran popularidad   en el Medio Oriente- con menos capacidades de todoterreno. Pero hay algo más. La Patrol, ya estaba en suelo americano desde el 2011, solo que disfrazada de Infinity QX80.

¿Qué ha hecho Nissan para presentar una nueva Armada, si en esencia hablamos de la Infinity QX80? ¿Aplicaría aquí el refrán?: “Aunque sean del mismo barro, no es lo mismo olla que jarro”. Creo que no.

Los cambios son más bien estéticos en el diseño exterior, sobre todo al frente, y se han reprimido de usar algunos elementos de lujo en el interior, pero la Armada, es muy parecida a la QX80, y la diferencia de precio es de miles…de unos cuantos miles de dólares, para ser exactos, más de $18,000.

 

En las gamas superiores, SL y Platinum, por supuesto aumentan las “amenidades” que pueden incluir, asientos con calefacción y aire acondicionado al frente y con calefacción en la segunda fila, sistema doble de entretenimiento para los pasajeros, y toda clase de asistencia al conductor disponibles en la actualidad.

En la carretera es dócil y de rodaje sereno. No está a la altura de la Lexus LX que probamos la semana pasada, pero para nada sientes que estas conduciendo casi tres toneladas de acero, plástico y vidrios. El uso de cristales acústicos para el parabrisas y las ventanas delanteras, junto a excelentes materiales de aislamiento, le proveen un nivel de ruido muy bajo. Los ingenieros de Nissan merecen encomio por quitarle a este vehículo tan grande, el sabor a “camión” al conducirse.

A la Armada no le falta poder en ninguna circunstancia. 390 caballos generados por un V8 de 5.6 Litros, mueven con agilidad al SUV, no sin que se pague algún precio. A pesar de la tecnología de válvulas variables, y del uso de una nueva y excelente transmisión de 7 velocidades, el consumo de gas no es de los más amigables, 14 millas en ciudad y 19 en carretera. Las virtudes del V8 que acompaña a la Armada son evidentes en su capacidad de remolque.  Deja mal parados a prácticamente todos en  la competencia, con sus flamantes 8,500 libras de capacidad, suficientes para remolcar el Yate Airstream de 30 pies que siempre he soñado  comprarme.

Seguir soñando con mi Yate solo terminará en eso…sueños, pero si usted está pensando adquirir un vehículo familiar donde puedan viajar 8 personas -los más pequeños en la tercera fila por favor- debería comenzar a hacer sus sueños más loables, lanzando una mirada a la nueva Armada.

Recuerde que, si no necesita “mantenerse a la altura de los Joneses”, * cuando compra una Armada, se está llevando a casa prácticamente la Infinity QX80, y con los ahorros podrá tomarse vacaciones por los próximos tres años -de no ser que su destino sea Zurich, Switzerland- o comprarse un Yate, claro, mucho más chico que el de mis sueños.

* “mantenerse a la altura de los Joneses” o “Keeping up with the Joneses” en Ingles, es una conocida frase utilizada sobre todo en Estados Unidos e Inglaterra, que se refiere a la pugna de los vecinos a la hora de acumular cosas materiales, para demostrar que se está “a la altura” de ellos y nunca por debajo.

Share this post

Post Comment