Civic Type R. La fruta prohibida, no lo es más.

Muchos lo intentaron. Gastaron miles de dólares importando llantas, faros, asientos y otros aditamentos interiores de color rojo, para poder vivir -y hacer a otros creer- la fantasía de conducir el auto que solo podían soñar. Fue durante los finales…